Y se besaron

fragmentos

—Estás muy callada. ¿En qué piensas?
—En Nueva York. Siempre pienso en Nueva York. Tengo una idea! Cierra los ojos y dame tu mano, aprieta la mía fuerte.
—No lo notas?
—El qué?
—Está lloviendo. Hay una tormenta de verano enorme sobre Central Park. No escuchas los truenos?

Él se reía. Ella siempre pensaba en Nueva York. Él siempre se reía.

—Míranos. Ahí estamos. Tú y yo. Mojándonos. Descalzos, despeinados, empapados. Felices. Míranos como en un travelling circular.

Él volvió a reírse.

—Mi amor, vamos a ir juntos a Nueva York, ¿verdad?
—Claro que sí, vamos a ir juntos al fin del mundo.
—Eso es imposible.
—¿Por qué?
—Porque juntos convertimos los finales en principios.

Un comentario en “Y se besaron

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *